El tema del bienestar es actualmente un debate y  una preocupación en auge. El bienestar tiene distintas definiciones, pero existe un consenso general en el que se incluye estar bien físicamente así como mentalmente equilibrado, aparte de poseer los recursos necesarios para vivir dignamente.

Como parte del currículo académico, el alumnado participa en actividades designadas para elevar su consciencia de cómo mantenerse en forma y saludable, así como saber manejar correctamente las emociones. Están aprendiendo a estar bien y felices por sí mismos.

Desde el inicio de la pandemia a raíz del COVID-19, todos hemos tenido que ser responsables de nuestra propia salud física, y siendo aún más importante, de la de los que nos rodea, incluso de las personas que no conocemos. Además, el estrés y la ansiedad que adultos y niños han sufrido ha generado la necesidad de tener aún más consciencia y responsabilidad de lo que cada uno de nosotros puede hacer para proteger la estabilidad y felicidad de los demás. Todo lo que hacemos para protegernos, ayuda a proteger también a los demás.

En Saint Andrew’s animamos a todos los alumnos a cuidar activamente del bienestar de los demás. Esto requiere un enfoque coherente, el cual incluye lo siguiente:

  • Hablar regularmente acerca de la bondad y el respeto. Les animamos a examinar cómo sus acciones y palabras pueden cuidar de la seguridad de los demás, su salud y su felicidad.
  • Mostrarles ejemplo y recompensar buenas actitudes hacia los demás. La cooperación y respeto entre el personal es visible diariamente para el alumnado, y todo el profesorado trata de observar y recompensar las acciones positivas que tienen los/ las niños/ niñas hacia sus compañeros/as.
  • Animar al alumnado a disculparse y enmendar sus errores cuando ha dicho o hecho algo que haya podido hacer daño a alguien.
  • Agradecer al alumnado cuando protege a los demás.
  • En tiempos de COVID, instar a los/ las niños/ niñas a proteger incluso más a los demás, llevando mascarilla en todo momento así como guardando una distancia apropiada, pero también siendo amable y apoyando a sus compañeros y otras personas con las que puedan tratar.

Todos estamos siendo más conscientes sobre las pequeñas cosas que podemos hacer para preservar y promover nuestro propio bienestar. Nuestro objetivo es que el alumnado de Saint Andrew’s tenga en mente cómo sus palabras y acciones pueden ayudar a las personas que les rodean para poder estar físicamente sanas y emocionalmente equilibradas.

Teaching children to care for each other

The theme of ‘wellbeing’ is currently arousing discussion, concern and action in all walks of life. ‘Wellbeing’ has various possible definitions, but there is a general consensus that it includes being physically well and mentally stable, as well as having the necessary resources to live with dignity.

As part of the school curriculum, children take part in activities designed to raise their awareness of how to stay fit and healthy, and how to manage their emotions. They are learning how best to keep themselves well and happy.

Since the start of the COVID 19 pandemic all of us have had to become more responsible for our own physical health, and more importantly, that of those around us, even people we do not know. Also, the stress and anxiety suffered by everyone, including  children, has created the need for much greater awareness of what each one of us can do to take care of others’ stability and happiness. The things we do to stay safe are also to help others stay safe.

At Saint Andrew’s we encourage all pupils to actively care for each other’s wellbeing. This requires a consistent approach, including the following:

  • Talking about kindness and respect regularly. We encourage pupils to examine how their actions and words can keep others safe, healthy and happy.
  • Setting an example, and rewarding behaviour that is good for others. The co-operation and respect amongst staff is constantly visible to children, and all teachers try to notice and reward children’s positive actions and words towards their peers.
  • Encouraging children to say sorry and make amends when they do or say something that might hurt someone else.
  • Thanking children who keep an eye out for each other.
  • In times of COVID, reminding children to take extra special care of each other, both through mask-wearing and distancing, but also through being kind and supportive to their classmates and other people they encounter.

All of us are becoming more aware of the little things we can do to preserve and promote our own wellbeing. We aim for the children of Saint Andrew’s to be conscious of how their words and actions can help the people around them stay physically well and emotionally stable.